El arco radar

En muchos barcos, se ve una especie de “portería de fútbol”, repleta de cosas al más puto estilo quincallero o marchante trashumante de bienes. El origen, quiero suponer que es el de “colgar” las cosas que vas necesitando… En las neumáticas y lanchas, el radar de situar aquí que es el punto mas alto. Los veleros, unos si y otros no. En mi experiencia anterior, el radar junto con un soporte basculante trabaja bastante bien. Siendo realmente muy cómodo el montaje y desmontaje, sin necesidad de subir al palo. Y os preguntaréis, cuantas veces tienes que meterle mano al radar? pues en teoría, muy pocas. Pero al menos en 4 ocasiones: primer montaje, primer desmontaje, segundo montaje y segundo desmontaje de dos rádomos GMR 18 de la casa GARMIN que me salieron de malos a muy malos. La casa no te los arregla. Te hace un vale de descuento para que compres uno exactamente igual. Lo sorprendente son las horas de uso del rádomo, en el primero no debieron de llegar a 50 horas, en el segundo menos de la mitad… Yo no repito con Garmin…

Así que en esta ocasión, me he buscado un diseño “clasicón” del arco, y tengo previsto poner tres plazas solares y alguna antena.

El radar lo llevaré al mástil, a la altura de la primera cruceta, con su basculante.

Como casi todo, hasta que no está en uso real, la cosa es más o menos estética y con más o menos previsión de cómo lo usarás.

Ahí lanzo unas fotos:

 

 

preparación del arco

cerrando la banda de Er del arco

cerrando la banda de Br del arco

 

detalle del asiento de Br

 

el botalón o la delfinera

Los argentinos llaman al botalón, delfinera. Y la verdad es que el nombre no tiene desperdicio. Según los diccionarios náuticos, no es lo mismo un botalón que una delfinera.

Delfinera: Tablón ancho que se ubica en proa y que permite maniobrar las velas de proa, reemplazando al botalón.

Botalón: Palo largo que sale fuera de la embarcación, para varios usos. En vergas , bauprés , o costado.
Bauprés de una embarcación pequeña.
Mastelero de un velero grande.

Dejando atrás el tecnicismo náutico, lo que llevan la mayor parte de los veleros de altura es un híbrido entre el botalón y la delfinera, y que me perdonen los puristas. Porque, pese a ser de gran utilidad para el arraigo de las diferentes velas de proa y portantes, a nadie se le escapa el placer de verse encaramado en la “punta” del velero. Y si aparecen delfines, pues día redondo.

tubo recién cortado, aprovechando las curvas

Aprovechando el tubo del antiguo arco me he apañado un botalón/delfinera. Está sin terminar, pero este es el proceso.

los tubos lijados, listos para soldar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estamos en proceso de instalación…

Hace unas semanas que terminamos la instalación, pero por diferentes motivos, no he actualizado el blog…

El resultado, mejor que narrarlo, lo muestro en imágenes.

presentación del túnel de cadena

 

prueba de la tapa

desde la proa

a falta de la llegada del ancla Knox, para establecer la altura real

 

 

 

 

 

 

 

Instalación del piloto de viento

El gobierno de una embarcación es muy divertido si sales un rato a navegar, pero se me hace pesado estar más de dos horas al frente del timón. Y se que no soy el único… Así que, desde siempre, se han buscado fórmulas para que haya a bordo un infatigable timonel, día y noche, que nos permita disponer de nuestro tiempo. Pilotos de viento, más o menos rudimentarios, con la botavara y elásticos, pilotos eléctricos…  lo cierto es que si uno planea largas travesías, necesita “alguien” que haga las horas muertas en cualquier circunstancia llevando el rumbo. Si bien es cierto que los pilotos eléctricos, han dado un paso de gigante, y ahora apenas consumen, que son discretos en espacio y en precio y sobre todo, son fiables. No deja de ser, a mi juicio, un elemento indispensable el piloto de viento para una travesía larga. Un piloto independiente, ajeno a los amperios y a cables sulfatados… y fiel al ángulo con el viento.

Un piloto eléctrico, necesita que le digas los grados a los que quieres ir, es decir, necesita un destino concreto. Entonces, independientemente del viento, te llevará a ese destino, con mayor o menor abatimiento, y siempre que le vayas ajustando las velas. Sin embargo, un piloto de viento, necesita que se trime -ajuste- con respecto al viento. Al ángulo que forma tu rumbo con la dirección del viento. Si el viento rola, el rumbo también cambiará. La verdad es que no es muy práctico en mares interiores con los vientos tan “variables y sucios”, pero en un mar abierto, con el viento establecido y velero equilibrado te guiará sin apenas tocarlo.

Hace unos meses, muchos meses, apareció un anuncio en La Taberna del Puerto, de un cofrade que vendía, a buen precio, un piloto de la marca argentina South Atlantic, modelo S600. En principio, es el siguiente modelo al que yo necesitaba por desplazamiento de la embarcación, pero… era una buena oportunidad. Y estaba en Málaga, que me pillaba de camino….

Bueno, en enero de 2017, me puse manos a la obra, para preparar la popa del Nerea para alojar el piloto.

Como no quería que sobresaliera de la popa, por aquello de la eslora máxima, decidí hacerle un hueco a medida… así que lo primero que hicimos fue sacar la plantilla de corte para un tubo de ese diámetro con respecto a los ángulos de las dos caras de la popa.

Cortado con el plasma de forma bastante rápida y limpia, procedimos a cerrar con una chapa de 5mm el agujero. Soldar los dos cadenotes que sujetarán la parte inferior del piloto. Soldar nuevamente el cadenote del backstay y retrasarlo unos 70 mm, con lo que apenas varía el ángulo diseñado por Van de Stadt. A falta de los brazos superiores, que los colocaré cuando acabe el trasiego de planchas de madera de arriba abajo…

espejo de popa con cadenote de backstay y marcada la línea de corte

otra perspectiva de la línea de corte

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Linea de corte completa, vista desde abajo

vista desde el interior del barco del corte con el plasma.

 

 

 

 

 

 

corte realizado

el trozo cortado, con el cadenote

 

 

 

 

 

 

hueco realizado con ranura para el nuevo

cadenote del backstay

presentado la nueva chapa de cierre y el nuevo cadenote

 

 

 

 

 

 

soldando unos cordones

soldadura del nuevo cadenote del backstay

 

 

 

 

 

 

detalle de la soldadura del cadenote

piezas soldadas y repasadas

 

cadenotes inferiores del piloto de viento

detalle de los cadenotes

 

 

piloto colocado

el piloto desde la aleta de Er.

el doghouse part. II

Hace un mes que la perrera está terminada. Bueno, para ser exactos, tiene las líneas definitorias y está en su sitio. Ya está soldada a la parte del doghouse que le corresponde en la cubierta. Aun faltan unos remates y ver cómo hacer la puerta…  La cosa es complicada, el barco está en el patio y en Tarifa el viento es una constante, así que no favorece mucho el trabajo de soldar en la calle…perrera12

Pero así, a lo bruto, puedo decir que ya está. Esto lo escribía en el mes de mayo… estamos en julio y hemos avanzado mucho, pero aun falta la puerta y abrir los huecos para el plexiglass. Avanzamos, aunque poco a poco. Muchas veces el avance es tan lento que me desespero.

El otro día, hablando con una persona que no tiene ni idea de barcos me preguntaba por la fecha en la que podremos botar la embarcación, a lo que yo le respondía lo mismo que llevo respondiendo desde que estoy con el proyecto -2014- un año y medio. A lo que me replica: bueno, eso más los imprevistos…

Los imprevistos… joder, no los había contemplado y es cierto que aparecen con demasiada facilidad y en multitud de formas diferentes. Unos son totalmente fortuitos, que si sopla Levante desde hace una semana y no se puede soldar, que si las chapas de aluminio se han perdido y han aparecido en Gijón, que si la herramienta no funciona… entonces uno se da cuenta de que además de las casi 8 horas de viaje, me cuesta casi un día en arrancar y ponerme el chip de barco y quitarme el de El Periódico… los tiempo son diferentes.

En la mar el tiempo se mide de otra manera y hay que saber adaptarse a cada momento, y procurar no luchar contra los elementos… y si no que se lo digan a Felipe II y a lo que llamó la Empresa de Inglaterra en 1588.  Donde pretendió invadir Inglaterra y destronar a Isabel I. Acabando en el Tratado de Londres de 1604, tras 16 años de guerra.

El monarca español, armó una gran flota desde España, Portugal y Países Bajos (todos ellos dominios de la corona española) que se llamó Grande y Felicísima Armada, bajo el mando del Sanluqueño Duque de Medina-Sidonia, Alonso Pérez de Guzmán Grande de España. Mando que le cayó de refilón, ya que el almirante Alvaro de Bazán falleció poco antes de que zarpara la flota. Felipe, al que se le atribuye un lío de faldas con la princesa de Éboli,  insistió en nombrarle capitán general del mar Océano. Fue obligado a ir a pesar de sus declaraciones acerca de su inexperiencia, falta de capacidad y sus mareos constantes en el mar. Tras el desastre, le acusaron de mostrar falta de coraje y regresó completamente enfermo por los sufrimientos de la campaña.. El duque retuvo sus títulos de Almirante del Océano y Capitán General de Andalucía incluso con el desprecio que expresaba por él la nación entera.

El resultado lo sabemos todos, la Grande y Felicísima Armada, se metió de lleno en las borrascas del Canal de la Mancha y sólo regresaron un tercio de los navíos enviados por Felipe II, los ingleses bautizaron a esta, como la Armada Invencible, para mayor humillación naval y militar…

armadainvencible

Lo que nadie se esforzó en contarnos en la escuela, es que además de la famosa frase atribuida a Felipe II de que no he enviado a mis naves a luchar contra los elementos… es que un año más tarde los ingleses, hicieron lo mismo, juntaron un montón de buques -mayor que el español- de guerra y un montón de marinos y soldados y pusieron rumbo a la Península Ibérica su ContraArmada o Armada Inglesa. El resultado fue un estrepitoso fracaso. Esto situó de nuevo al conflicto de las dos naciones a su Status Quo inicial.

Resumiendo, hay que adaptarse al entorno y avanzar así… o si no, corres el riesgo de hundirte…

 

 

 

Lijando la regala

 

regala9

Regala de Br sin lijar

 

 

regala16

Regala de Br desde cubierta

12 x 6 son 72. Setenta y dos metros de  regala con cordón de soldadura para lijar. Miniamoladora en la mano, gafas de protección para los ojos y orejeras de trabajo.
Eliminar las gotas de soldadura y dejar la regala lo más lisa, para que ningún cabo se deteriore y quede un aspecto más cuco. Dos días de trabajo, sin abusar, ni de la paciencia de los vecinos, ni de los tímpanos… el trabajo puede parecer un rollo que hay que hacer… la verdad es que yo lo he disfrutado. Es un trabajo mecánico dónde te puedes ensimismar en tus pensamientos. El avance es lento, pero se ve y mola…

 

 

 

regala12

Vas “comiendo” los cordones, acercándote poco a poco a igualar la chapa de la cubierta con la regala. A simple vista, está listo. Pero cuando pasas la yema de los dedos (incluso con guantes), notas claramente que aun le falta… porque los humanos tenemos la capacidad de distinguir diferencias de alturas insignificantes en una superficie con la yema de los dedos…
Según la prestigiosa revista Scientific Reports, el equipo de Mark Rutland reprodujeron 16 superficies químicamente idénticas en las que introdujeron unas estrías a escala nanométrica, con alturas entre los 300 nanómetros y los 90 micrómetros y una separación de entre 7 nanómetros y 4.5 milímetros. El grupo de voluntarios se les pidió que comparasen su rugosidad pasando su dedo índice en la dirección indicada. El patrón más pequeño que pudieron distinguir tenía una altura de 760 nanómetros y apenas 13 nanómetros de amplitud…
Bueno, pues hasta que mis propios detectores instalados en la punta del indice y corazón no me daban un 0 de diferencia nanométrica ? no avanzaba…
Por cierto, un nanómetro equivale a una mil millonésima parte de un metro.

regala1

CORDÓN DE SOLDADURA A MEDIO LIJAR…

 

Bueno, pues ya tengo la regala lijada, los tres cordones que lleva. Es un gran avance, porque suponía trabajar con un andamio, moviéndolo cada vez que avanzaba. Ahora trabajo alternativamente en la cubierta y en la obra viva del Proyecto. La idea es dejar, lo que ya hay, preparado para ser lijado para preparar la colocación de la imprimación.

regala

cordón de soldadura lijado… a falta de la imprimación y una terminación fina

El doghouse ya va tomando forma dentro del taller. La idea es terminarlo completamente antes de subirlo a bordo y terminar de fijarlo. Y eso me traerá otros cordones que lijar y pulir…

regala8regala7regala6regala2regala4regala 2

 

regala15

Esta es la primera imagen con la regala lijada. Gran cambio…