La cubierta Part. I

Las cubiertas son cada una de las superficies -suelos-  de una embarcación que, a diferentes alturas respecto de la quilla, afirmados sobre los baos, dividen el buque horizontalmente. El espacio entre cubiertas lo denominaremos entrepuente.

En embarcaciones deportivas o de eslora contenida la cubierta es la superficie horizontal pisable más alta. Es decir, la cubierta principal o de intemperie, de una embarcación de más eslora. O más sencillo aún, lo que se ve del barco si lo miras desde arriba.

En la cubierta van asentados los diferentes utensilios de acastillaje, el mástil (si no es pasante), los winches, los portillos, etc…

En el Nerea la cubierta es de aluminio, como el resto de la embarcación. La chapa es de 4mm con áreas de 5. En los pasillos y otras zonas se reforzó por iniciativa de MintYachts, siendo aprobado por el homologador el aumento de estructura frente a los planos constructivos aportados por Van de Stands.

Durante el tiempo que ha pasado desde que se construyó hasta hace pocas semanas, el proyecto ha estado sufriendo los rigores de la intemperie. Por lo que el aluminio estaba “sucio”. En la fase de preparación para pintar la cubierta, se optó por trabajar insitu. Para ello se construyó una estructura de acero y se recubrió con una lona de 15×20 metros. En la banda de Er, se usó de base la parte alta del contenedor de 40´dónde guardo mis herramienta y materiales. En previsión del viento dominante en Tarifa, que es siempre fuerte, se decidió usar sacos de grava fina de 20 kg. cada uno para mantener la lona en su sitio. La zona del cierre de proa, después de un par de formas diferentes, se optó por tensar la lona con pequeños polipastos a la cuna del Nerea y a las barras transversales.

sobre el contenedor

Nerea bajo palio

Y como no pudo ser de otra manera, desde que se colocó la lona no ha dejado de soplar de Sur o de Poniente, con días duros de hasta 50 nudos. Lo que obliga a reconocer los sacos de grava casi a diario y de usar alternativas para evitar que la lona cargue con viento.

Una vez que estamos a cubierto, el proceso es el siguiente. Limpieza del aluminio, lijado con roto orbital G40 hasta dónde llegue la máquina, aplicación de ácido fosfórico  H3PO4  .

El ácido fosfórico se diluye con agua lo que provoca su activación y facilita el trabajo de limpieza. Se frota con estropajo o con cepillo de metal para limpiar bien los cordones de soldadura. Nunca en sentido de vaivén, siempre en el mismo sentido. De esta forma la “porquería” no se restriega por la zona.

Una vez que está limpio, se aclara con abundante agua y un jabón neutro con desengrasante. Una vez seco, aplico una primera mano de Penguard Primer de Jotun. Posteriormente una segunda mano, generosa del mismo primer de Jotun.

Doghouse lijado, a falta del ácido

 

 

 

 

 

 

detalle de lijado y ácido

doghouse con la primera mano de Penguard Primer de Jotun 

Lijando la regala

 

regala9

Regala de Br sin lijar

 

 

regala16

Regala de Br desde cubierta

12 x 6 son 72. Setenta y dos metros de  regala con cordón de soldadura para lijar. Miniamoladora en la mano, gafas de protección para los ojos y orejeras de trabajo.
Eliminar las gotas de soldadura y dejar la regala lo más lisa, para que ningún cabo se deteriore y quede un aspecto más cuco. Dos días de trabajo, sin abusar, ni de la paciencia de los vecinos, ni de los tímpanos… el trabajo puede parecer un rollo que hay que hacer… la verdad es que yo lo he disfrutado. Es un trabajo mecánico dónde te puedes ensimismar en tus pensamientos. El avance es lento, pero se ve y mola…

 

 

 

regala12

Vas “comiendo” los cordones, acercándote poco a poco a igualar la chapa de la cubierta con la regala. A simple vista, está listo. Pero cuando pasas la yema de los dedos (incluso con guantes), notas claramente que aun le falta… porque los humanos tenemos la capacidad de distinguir diferencias de alturas insignificantes en una superficie con la yema de los dedos…
Según la prestigiosa revista Scientific Reports, el equipo de Mark Rutland reprodujeron 16 superficies químicamente idénticas en las que introdujeron unas estrías a escala nanométrica, con alturas entre los 300 nanómetros y los 90 micrómetros y una separación de entre 7 nanómetros y 4.5 milímetros. El grupo de voluntarios se les pidió que comparasen su rugosidad pasando su dedo índice en la dirección indicada. El patrón más pequeño que pudieron distinguir tenía una altura de 760 nanómetros y apenas 13 nanómetros de amplitud…
Bueno, pues hasta que mis propios detectores instalados en la punta del indice y corazón no me daban un 0 de diferencia nanométrica ? no avanzaba…
Por cierto, un nanómetro equivale a una mil millonésima parte de un metro.

regala1

CORDÓN DE SOLDADURA A MEDIO LIJAR…

 

Bueno, pues ya tengo la regala lijada, los tres cordones que lleva. Es un gran avance, porque suponía trabajar con un andamio, moviéndolo cada vez que avanzaba. Ahora trabajo alternativamente en la cubierta y en la obra viva del Proyecto. La idea es dejar, lo que ya hay, preparado para ser lijado para preparar la colocación de la imprimación.

regala

cordón de soldadura lijado… a falta de la imprimación y una terminación fina

El doghouse ya va tomando forma dentro del taller. La idea es terminarlo completamente antes de subirlo a bordo y terminar de fijarlo. Y eso me traerá otros cordones que lijar y pulir…

regala8regala7regala6regala2regala4regala 2

 

regala15

Esta es la primera imagen con la regala lijada. Gran cambio…