Mindfulness o el lijado de la obra muerta

Mindfulness o el lijado de la obra muerta

Hace un par de semanas estaba debatiendo conmigo mismo si “ganar” o “perder” 250mm en el asiento de la zona de gobierno, en favor de la ducha. A ratos, ganaba la ducha a ratos la mesa de cartas…

Pero como no me decidía, opté por dejar “madurar” el resultado de tan difícil dilema con una actividad que me tuviera la neurona plenamente concentrado.

Así que llegue a la conclusión de que, no había mejor forma de concentrarme que en el consabido repetido de las acciones del cuerpo o repetir incansablemente un mantra. Para no entrar en temas que se alejan estrepitosamente de las líneas de este blog de construcción de un velero de aluminio, y aprovechando que quería inaugurar el, espero que tramo final, decidí lijar la obra muerta.

La voz anglosajona MINDFULNESS, para designar el clásico indio de Vipassana , para intentar ver la cosas tal y como son y no ver lo que nuestra imaginación se empeña en mostrarnos.

Explicado por un profano y de manera burda es la forma de llegar a la iluminación a través de la concentración. Existe en todas las religiones desde las semíticas hasta el sintoísmo.

En mi caso, yo alcancé la iluminación a través de la lija de grado 40 y la rotorbital… dándole un nuevo aspecto a la obra muerta

inicio de la primera fase de lijado de la obra muerta

Estado del aluminio antes y después de dos sesiones de lijado

 

Primera pasada de lija.

Primera pasada de lija. Grano 40. Banda de Br.

babor tras dos pasadas de lijadora. La segunda con rotorbital. Le falta una tercera con un grano fino y un poco de agua.

 

mi ropa de “meditar”

Bromas aparte, aunque muchos dejan esta fase para el final, yo he decidido dar avance por aquí por el atasco que tuve en la habilitación de la banda de estribor, aprovechando que el efecto es “brillante” muy de acuerdo a esta nueva fase de trabajo a pleno rendimiento durante el próximo 2018.

 

el botalón o la delfinera

Los argentinos llaman al botalón, delfinera. Y la verdad es que el nombre no tiene desperdicio. Según los diccionarios náuticos, no es lo mismo un botalón que una delfinera.

Delfinera: Tablón ancho que se ubica en proa y que permite maniobrar las velas de proa, reemplazando al botalón.

Botalón: Palo largo que sale fuera de la embarcación, para varios usos. En vergas , bauprés , o costado.
Bauprés de una embarcación pequeña.
Mastelero de un velero grande.

Dejando atrás el tecnicismo náutico, lo que llevan la mayor parte de los veleros de altura es un híbrido entre el botalón y la delfinera, y que me perdonen los puristas. Porque, pese a ser de gran utilidad para el arraigo de las diferentes velas de proa y portantes, a nadie se le escapa el placer de verse encaramado en la “punta” del velero. Y si aparecen delfines, pues día redondo.

tubo recién cortado, aprovechando las curvas

Aprovechando el tubo del antiguo arco me he apañado un botalón/delfinera. Está sin terminar, pero este es el proceso.

los tubos lijados, listos para soldar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estamos en proceso de instalación…

Hace unas semanas que terminamos la instalación, pero por diferentes motivos, no he actualizado el blog…

El resultado, mejor que narrarlo, lo muestro en imágenes.

presentación del túnel de cadena

 

prueba de la tapa

desde la proa

a falta de la llegada del ancla Knox, para establecer la altura real

 

 

 

 

 

 

 

Mamparo de proa

Y cerramos el camarote de proa… colocar el mamparo de proa, es un paso más. Con muchos tropiezos, pero avanzando… es un paño enorme, para ajustar, para chequear, para colocar el Polyrey, para engalletar y para encolar… pero al final, colocado. Faltan los remates para poder calificarlo…

20160907_143333

mamparo sin Polyrey

 

20160913_165734

Mamparo con Polyrey

 

20160913_165750

Camarote de proa, part.I

 

Cortados los perfiles de aluminio que harán de base de la cama del camarote de proa, nos disponemos a encajar la estructura en sus puntos de anclaje para así poder empezar a cortar las maderas de plywood.

En el Rinho diseñamos una cama, más o menos paralela a la amura de Babor pero… haciendo pruebas con el DM, vimos que colocarla en forma de punta de lanza no era tan mala idea. Además, aparentemente, ganábamos en sencillez de construcción. Con lo que nos pusimos manos a la obra.

La primera medida fue construir la sustentación de la cama, y luego los tableros que cumplen con la doble función de dividir el espacio de almacenaje en el interior y sujetan el peso en la parte central de la cama.

2015-10-09 13.43.08

detalle del anclaje de la base de la cama a la estructura del barco

Aun estamos en una fase inicial del camarote, pero la verdad es que aunque falte colocar el aislante, los tubos de conducción eléctrica y las maderas pintadas o barnizadas… estas primeras maderas y estructuras es el inicio de los interiores…

Un paso más…

2015-10-09 13.42.51

vista del interior del bajo de la cama con una de la separaciones principales colocada

2015-10-09 13.42.42

base de la cama

La idea es que a los lados, en esos “triángulos” a cada lado de la cama, podamos construir unas “mesillas” o “mondaderos” donde dejar libros, gafas y demás cosas.

La cama tiene una longitud de algo más de 2 metros y de ancho algo más de 1,40 metros. En principio, la idea es surtirnos de colchones de tamaño estándar (1400×2000) y cortarles las puntas. Sábanas y demás ropa de cama es muchísimo más sencillo de adaptar que, por ejemplo, la tradicional cama en forma de V.

camaroteproaeja

ejemplos para rellenar el hueco enorme de la proa. Sacados del London Boat Show.

camaroteproaejeb