Mindfulness o el lijado de la obra muerta

Mindfulness o el lijado de la obra muerta

Hace un par de semanas estaba debatiendo conmigo mismo si “ganar” o “perder” 250mm en el asiento de la zona de gobierno, en favor de la ducha. A ratos, ganaba la ducha a ratos la mesa de cartas…

Pero como no me decidía, opté por dejar “madurar” el resultado de tan difícil dilema con una actividad que me tuviera la neurona plenamente concentrado.

Así que llegue a la conclusión de que, no había mejor forma de concentrarme que en el consabido repetido de las acciones del cuerpo o repetir incansablemente un mantra. Para no entrar en temas que se alejan estrepitosamente de las líneas de este blog de construcción de un velero de aluminio, y aprovechando que quería inaugurar el, espero que tramo final, decidí lijar la obra muerta.

La voz anglosajona MINDFULNESS, para designar el clásico indio de Vipassana , para intentar ver la cosas tal y como son y no ver lo que nuestra imaginación se empeña en mostrarnos.

Explicado por un profano y de manera burda es la forma de llegar a la iluminación a través de la concentración. Existe en todas las religiones desde las semíticas hasta el sintoísmo.

En mi caso, yo alcancé la iluminación a través de la lija de grado 40 y la rotorbital… dándole un nuevo aspecto a la obra muerta

inicio de la primera fase de lijado de la obra muerta

Estado del aluminio antes y después de dos sesiones de lijado

 

Primera pasada de lija.

Primera pasada de lija. Grano 40. Banda de Br.

babor tras dos pasadas de lijadora. La segunda con rotorbital. Le falta una tercera con un grano fino y un poco de agua.

 

mi ropa de “meditar”

Bromas aparte, aunque muchos dejan esta fase para el final, yo he decidido dar avance por aquí por el atasco que tuve en la habilitación de la banda de estribor, aprovechando que el efecto es “brillante” muy de acuerdo a esta nueva fase de trabajo a pleno rendimiento durante el próximo 2018.