El cuarto de baño

Una de las decisiones que más se sufren a bordo es la distribución inicial del interior del barco. Compaginar la comodidad con la funcionalidad es una tarea que lleva muchos croquis, tiempo, consultas y rectificaciones. Y de vuelta al inicio…

En mi experiencia con mis dos veleros anteriores, una de las cosas que echaba de menos era el confort de poder darte una ducha en el interior del barco sin tener que mojar todo el cuarto de baño. Así que desde un principio pensamos en tener un espacio dedicado en exclusiva a la ducha.

Este espacio, dado el tamaño de la embarcación, debía de ser lo suficientemente pequeño para no desperdiciar el escaso espacio y lo suficientemente grande para poder tener una higiene sin hacer contorsiones.

Además, el espacio dedicado al tanque de aguas negras, en cumplimiento con la normativa MARPOL, las tuberías, lavamanos,  WC y armario húmedo para los trajes de agua comen rápidamente el sitio destinado al cuarto de baño.

La zona elegida es la más próxima a la escalera de bajada en Estribor. Justo frente a la cocina. El cuarto de baño, además, dará acceso al atelier del velero.

Lo primero fue colocar los mamparos divisorios. Para ello, hacemos la imprescindible maqueta de formas del casco 1:1. Usamos chapa de madera de 3 mm. Y el lado más alto, de casi 2000mm usamos un perfil de aluminio para asegurarnos la recta de altura.

Una vez hallada la forma, lo llevamos sobre la plancha real para cortarla. En esta ocasión y, por estar en una zona especialmente húmeda, vamos a dejar de lado el contrachapado marino y vamos a colocar un material compuesto por un material sintético prensado con alguna resina y terminado en una superficie blanca que comercializa la casa bajo el nombre de Fundermax. Inalterable al agua y ultraresistente. Veremos…

Cortamos y lo colocamos…

Así con los tres mamparos… que quedan fijados a sus cuadernas respectivas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

el Mamparo que espera la ducha del resto del cuarto de baño, tiene un poco más de trabajo encanto a los ajustes. Así que decido hacer un provisional de DM para no cortar el Fundermax alegremente, y que es bastante más caro que el tablero marino.

Mamparito de DM entre la ducha y el resto del cuarto de baño

Mamparito definitivo de Fundermax, entre la ducha y el resto del cuarto de baño

Después de colocar el resto de las placas de aislamiento, toca el forro. En este caso también de Fundermax, pero en esta ocasión de 3mm en vez de los 6 de los mamparos. Pero antes de cortar los definitivos, lo hago en contrachapado de 3mm. El resultado del proceso y del final es este:

forro de la ducha de contrachapado de 3mm

 

 

 

 

 

 

 

forro de contrachapado de la ducha de 3mm

Forro definitivo de la ducha de Fundermax 3 mm

Forro definitivo de la ducha en Fundermax

Como la forma del plato de ducha no es regular, se toman medidas y se hace de aluminio con terminación de masilla. Este es el proceso:

Primer acercamiento al plato de ducha

Plato de ducha soldado.

 

plato de ducha terminado con sumidero. Acabado en aluminio

detalle del sumidero

plato de ducha con imprimación y masilla listo para pintar

detalle de la esquina del sumidero con masilla para ayudar a que todo el agua desagüe con facilidad

Esto es el inicio del cuarto de baño. Aun queda colocar los tubos de los grifos de fondo, el tanque de aguas grises, el de aguas negras, muebles, WC… iré ampliando el proceso a medida que lo vaya haciendo…

el botalón o la delfinera

Los argentinos llaman al botalón, delfinera. Y la verdad es que el nombre no tiene desperdicio. Según los diccionarios náuticos, no es lo mismo un botalón que una delfinera.

Delfinera: Tablón ancho que se ubica en proa y que permite maniobrar las velas de proa, reemplazando al botalón.

Botalón: Palo largo que sale fuera de la embarcación, para varios usos. En vergas , bauprés , o costado.
Bauprés de una embarcación pequeña.
Mastelero de un velero grande.

Dejando atrás el tecnicismo náutico, lo que llevan la mayor parte de los veleros de altura es un híbrido entre el botalón y la delfinera, y que me perdonen los puristas. Porque, pese a ser de gran utilidad para el arraigo de las diferentes velas de proa y portantes, a nadie se le escapa el placer de verse encaramado en la “punta” del velero. Y si aparecen delfines, pues día redondo.

tubo recién cortado, aprovechando las curvas

Aprovechando el tubo del antiguo arco me he apañado un botalón/delfinera. Está sin terminar, pero este es el proceso.

los tubos lijados, listos para soldar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estamos en proceso de instalación…

Hace unas semanas que terminamos la instalación, pero por diferentes motivos, no he actualizado el blog…

El resultado, mejor que narrarlo, lo muestro en imágenes.

presentación del túnel de cadena

 

prueba de la tapa

desde la proa

a falta de la llegada del ancla Knox, para establecer la altura real

 

 

 

 

 

 

 

El salón. Le carré

Esta zona también se conoce como el carré, del francés. Para la zona del salón del Nerea, había pensado en hacer el piso -plan- en un plano más elevado al resto del barco. Unos 100mm. Esto, da varias ventajas, pese a lo insignificante de la altura.

Primero se gana una zona de estiba en la zona baja. Además, hacemos una separación apenas perceptible pero real del resto de la embarcación. Hay que tener en cuenta que esto es la gran zona, donde se comparte espacio entre la cocina, el salón y la zona de gobierno o mesa de cartas.

Esta zona, por lo tanto es  la más polivalente de un velero, más si este está destinado a la navegación oceánica. No sólo es dónde comes, ves una peli, charlas con los amigos, lees, miras las guías y derroteros, haces la siesta… sino que en travesías largas, la mesa se baja y se convierte en una enorme cama, en el centro del barco, dónde poder hacer las guardias, sin meterte en el aislamiento de un camarote. Con la mesa de cartas y el control del velero a menos de dos metros. No recuerdo si era Cocua Ripoll en su magnífico libro Un paseo por el Mundo, que lo definía como “la pulguera“. Una especie de nido donde poder hacer el perro…

Bueno, todo esto aun no se puede ver. Durante el mes de septiembre, hemos construido el piso elevado. Las tapas de sentina y la estructura de los asientos y respaldos. Poco a poco añadimos la cobertura de los cadenotes en madera… estamos en progreso. Porque hemos estudiado los libros de diseño y arquitectura sobre la anchura confortable del asiento, la forma y radio de los bordes, el ángulo confortable para comer, o para descansar de los respaldos… en fin, un montón de cálculos a los que someter los espacios de a bordo, para poder ajustarnos lo máximo al máximo confort, dentro de nuestro espacio.

levantando el suelo 100mm

levantando el suelo 100mm

img-20160917-wa0008

carpintería interior

zona pintada y con las tapas

zona pintada y con las tapas

20160918_210434

suelo puesto y avanzando

20161015_212821

casi terminado…

20160929_135207

20160929_13524620161002_10090920161013_09101220161012_14574120161012_12043120161012_12032220161015_21270220161015_19164420161015_14590320161014_12513120161013_09102220161015_21304620161015_21300720161015_21291820161015_212846
detalle de la zona de llenado de agua del depósito de Br

detalle del interior de los armarios de los respaldos

detalle del interior de los armarios de los respaldos

 

doghouse parte IV

Esto se empieza a parecer a la saga de Rocky Balboa… aunque creo que esta es la última entrada con el doghouse como protagonista. Durante la primera semana de septiembre he cortado las aperturas delanteras y laterales del doghouse y les he puesto un plexiglass fino de 2mm. Cuando haya arenado y pintado la cubierta y falte poco para botar el velero sustituiré ese plexiglass, extremadamente fino, por el de 12mm que es, según norma, el espesor que debería de tener.

Durante la segunda semana, el tiempo atmosférico en Tarifa fue algo  inestable y anunciaban viento del Sur y lluvias, así que corté las chapas en dos tandas, para que me diera tiempo a realizar las plantillas de cartón para los cortes de la plancha grande de plexi.

Así que empecé por babor. Primero las esquinas, con coronas de 20, 30 o 40 mm, dependiendo del ángulo de la esquina

20150914_121727

inicio de la apertura de las ventas de babor del doghouse

20150914_121735Dejando un espacio de apoyo del plexi de 30mm entre el borde y el final del marco aseguramos un correcto asiento a la vez que creamos un espacio que lleno de Sikaflex nos impermeabilizará la unión.

 

20150915_141939

Primera ventana abierta, desde el interior.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

20150914_131817

la banda de Br abierta

20150914_12421020150914_12421820150914_131821

Los cortes los realizo con una miniamoladora de 125mm y un disco de corte fino. La línea es la trazada por la paralela al marco menos los 30mm que ya he comentado.

Continúo con los dos frontales…

20150914_14381920150914_143831

 

Y abro la pequeña apertura del casco , y ya empieza a ser tarde para hacer tanto ruido.

20150915_164429

ventanas de casco verticales que corresponden al camarote de popa

20150915_164442

Me pongo con las plantillas en cartón, luego las paso al plexi, las líneas rectas las remarco con una regla y las curvas… son un intento que no termina de ser la curva original por la dificultas de cortar el cartón siguiendo una línea con esa forma. Me va a tocar retocar los plexis un par de veces para que ajusten a su medida.

La plantilla de cartón va al límite del marco, pero debo dejar unos milímetros para que el plexiglass pueda dilatarse con el calor y no se quiebre. Con las líneas rectas es muy sencillo, el problema viene con reducir esos milímetros en las zonas curvas. Cuando quiero terminar, el sol ya está oculto y queda esa claridad en penumbra o esa penumbra clara… Pongo un generoso cordón de sika y aprieto levemente la plancha.

20150914_210333

 

Al día siguiente por la mañana, termino de cortar las dos laterales de estribor

20150915_11335020150915_14191220150915_113416

coloco los plexi que faltan y procedo a sellar los bordes con más sika.

20150915_164042

operación “plexi” terminada.

20150915_14204020150915_14202920150915_142016

En total he usado cuatro discos de corte, uno de milhojas, un par de limas, dos botes y medio de Sika, coronas de 20, 30 y 40mm y el material de seguridad personal (gafas de seguridad, orejeras, mascarilla y guantes).

20150915_203816

el resultado final

 

 

 

El doghouse. Diseño y construcción

Un doghouse -casa de perro-  es la voz inglesa para definir una capota antirrociones, usualmente cerrada pero sin llegar al concepto de pilothouse.  Instalé en mi segundo barco, el RUAJ – en la foto–  una capota antirrociones en primavera de 2011. Hasta ese momento, el “sentir” el viento, mojarse con la salpicadura de la mar sobre cubierta era lo normal. Acostumbrado a viajar en moto, estos detalles son conocidos. Era la parte menos atractiva de navegar.

A las 2 millas de salir de puerto con mi capota, navegando de ceñida rumbo a Baleares desde Torrevieja, en el Sur de la provincia de Alicante, la diferencia fue abismal. Muchísimo más confortable, algo comparable con viajar en moto con cúpula o sin ella.

Al enfrentarme a este nuevo proyecto, tenía muy claro que quería una supercapota. Ya que el casco es de aluminio, mejor soldada, ¿no? solidaria con el resto del barco. ¿Y si puedo navegar seco, caliente y en cubierta? No busco un barco con pilothouse, para eso hubiera buscado el modelo Norman en vez del Caribbean, por ejemplo. Pero si que quiero tener un poco de confort. Contra el frio de la noche de verano o de invierno, contra el viento …

Así que desde las primeras conversaciones con Gregory de MINTYACHTS, la “perrera” empieza a tomar forma.

Charles Snelling, en la Nomenclatura de los Buques, publicación Naval de Sistemas Marítimos Británicos: Durante la trata de esclavos, los esclavos fueron embalados en todos los nichos disponibles a bordo de los barcos de esclavos, incluyendo las cabinas de los oficiales. Los oficiales dormían en cubierta en cajas semi-cilíndricas, apodadas “casas de perro.” La expresión “en la casa del perro” se afianzó para describir estar en una situación difícil debido a la extrema incomodidad de dormir en estas cajas.

Muchas fases han pasado. Primeros bocetos dibujados con el Rinho por Jérémie en MINTYACHTS hasta la perrera sobre el barco. Muchas ideas proyectadas, desechadas, reusadas… en fin, lo normal en un proyecto de este tipo.

2014-11-26 23.30.12

Fase de proyección de la capota dibujada en Rinho

2014-11-26 23.32.23

otra proyección

 

Una cosa es el dibujo y otra la realidad… había que probar con el volumen real sobre el barco… así que empezamos con la maqueta de cartón… realmente muy complicada de mantener… estamos en Tarifa y el viento siempre está presente y es el protagonista… y la semana que estábamos con los cartones había un poco de Levante…

perrera91

Jérémie con una plancha de cartón

 

 

 

 

 

 

 

Ya hemos determinado la altura de la “perrera”… sobre 1600 mm. Me llega a la altura del bigote… ¿y la forma?

perrera90

Tomando forma

 

 

 

 

 

 

Una perrera así de contundente, implicaba hacer otra serie de modificaciones en la bañera. Como no puede ser de otra manera en un barco, empiezas soltando un tornillo, y acabas cambiando medio barco.

Las dimensiones de la perrera obliga a subir la altura de las brazolas. Las brazolas más altas obligan a subir el espejo de popa… Todo esto se mejora si bajamos el piso de la bañera, en la zona de la perrera… toda la modificación de la bañera la dejo para otra entrada…

Dejamos madurar la idea y dimensiones de la perrera unos meses, y mientras  fundimos plomo, añadimos un tercer cadenote para retrasar las crucetas del mástil hasta los 20º, cerramos la zona de popa con un mamparo estanco, ponemos el “pie amigo”…

Llega el otoño y retomamos Gregory y yo el tema de la perrera. La idea original  empieza a flojear. El Nerea es un barco de pantoque vivo y no parece muy armónico ponerle un añadido tan curvado.

Pero un añadido con pantoques puede ser demasiada arista… así que tomamos el camino de en medio. Empezamos a cortar chapa… los dos laterales, el mamparo de cierre y la chapa que cierra…  es aspecto es un poco decepcionante. Muy rudimentaria… pero esto no es sino el inicio…

perrera44

mamparo de popa

perrera40

Vista desde arriba de la perrera con las chapas laterales y el mamparo

perrera41

La chapa lateral ya tiene algo de curva

 

Como para llegar hasta aquí ha habido que cortar la entrada y ya no hay puerta, colocamos un toldo para que el barco no se transforme en una piscina y se pueda soldar con cierta comodidad, dejando fuera el viento.

perrera46

Lateral y mamparo de popa sobre la cubierta. Los tubos son la estructura para la lona

perrera49

Una imagen de los primeros momentos de la perrera un poco más cerca

 

Por último, va la chapa del “tejadillo”, todo punteado. Las uniones son muy bruscas… pese a que los laterales mantienen la forma ligeramente curva de la cubierta.

perrera29

union lateral y techo del lado de Estribor

 

Otra visión de esta fase…

perrera53

Preparando la perrera para ser bajada del barco y meterla en el taller para continuar su construcción

…continuará

Lijando la regala

 

regala9

Regala de Br sin lijar

 

 

regala16

Regala de Br desde cubierta

12 x 6 son 72. Setenta y dos metros de  regala con cordón de soldadura para lijar. Miniamoladora en la mano, gafas de protección para los ojos y orejeras de trabajo.
Eliminar las gotas de soldadura y dejar la regala lo más lisa, para que ningún cabo se deteriore y quede un aspecto más cuco. Dos días de trabajo, sin abusar, ni de la paciencia de los vecinos, ni de los tímpanos… el trabajo puede parecer un rollo que hay que hacer… la verdad es que yo lo he disfrutado. Es un trabajo mecánico dónde te puedes ensimismar en tus pensamientos. El avance es lento, pero se ve y mola…

 

 

 

regala12

Vas “comiendo” los cordones, acercándote poco a poco a igualar la chapa de la cubierta con la regala. A simple vista, está listo. Pero cuando pasas la yema de los dedos (incluso con guantes), notas claramente que aun le falta… porque los humanos tenemos la capacidad de distinguir diferencias de alturas insignificantes en una superficie con la yema de los dedos…
Según la prestigiosa revista Scientific Reports, el equipo de Mark Rutland reprodujeron 16 superficies químicamente idénticas en las que introdujeron unas estrías a escala nanométrica, con alturas entre los 300 nanómetros y los 90 micrómetros y una separación de entre 7 nanómetros y 4.5 milímetros. El grupo de voluntarios se les pidió que comparasen su rugosidad pasando su dedo índice en la dirección indicada. El patrón más pequeño que pudieron distinguir tenía una altura de 760 nanómetros y apenas 13 nanómetros de amplitud…
Bueno, pues hasta que mis propios detectores instalados en la punta del indice y corazón no me daban un 0 de diferencia nanométrica ? no avanzaba…
Por cierto, un nanómetro equivale a una mil millonésima parte de un metro.

regala1

CORDÓN DE SOLDADURA A MEDIO LIJAR…

 

Bueno, pues ya tengo la regala lijada, los tres cordones que lleva. Es un gran avance, porque suponía trabajar con un andamio, moviéndolo cada vez que avanzaba. Ahora trabajo alternativamente en la cubierta y en la obra viva del Proyecto. La idea es dejar, lo que ya hay, preparado para ser lijado para preparar la colocación de la imprimación.

regala

cordón de soldadura lijado… a falta de la imprimación y una terminación fina

El doghouse ya va tomando forma dentro del taller. La idea es terminarlo completamente antes de subirlo a bordo y terminar de fijarlo. Y eso me traerá otros cordones que lijar y pulir…

regala8regala7regala6regala2regala4regala 2

 

regala15

Esta es la primera imagen con la regala lijada. Gran cambio…