El cuarto de baño

Una de las decisiones que más se sufren a bordo es la distribución inicial del interior del barco. Compaginar la comodidad con la funcionalidad es una tarea que lleva muchos croquis, tiempo, consultas y rectificaciones. Y de vuelta al inicio…

En mi experiencia con mis dos veleros anteriores, una de las cosas que echaba de menos era el confort de poder darte una ducha en el interior del barco sin tener que mojar todo el cuarto de baño. Así que desde un principio pensamos en tener un espacio dedicado en exclusiva a la ducha.

Este espacio, dado el tamaño de la embarcación, debía de ser lo suficientemente pequeño para no desperdiciar el escaso espacio y lo suficientemente grande para poder tener una higiene sin hacer contorsiones.

Además, el espacio dedicado al tanque de aguas negras, en cumplimiento con la normativa MARPOL, las tuberías, lavamanos,  WC y armario húmedo para los trajes de agua comen rápidamente el sitio destinado al cuarto de baño.

La zona elegida es la más próxima a la escalera de bajada en Estribor. Justo frente a la cocina. El cuarto de baño, además, dará acceso al atelier del velero.

Lo primero fue colocar los mamparos divisorios. Para ello, hacemos la imprescindible maqueta de formas del casco 1:1. Usamos chapa de madera de 3 mm. Y el lado más alto, de casi 2000mm usamos un perfil de aluminio para asegurarnos la recta de altura.

Una vez hallada la forma, lo llevamos sobre la plancha real para cortarla. En esta ocasión y, por estar en una zona especialmente húmeda, vamos a dejar de lado el contrachapado marino y vamos a colocar un material compuesto por un material sintético prensado con alguna resina y terminado en una superficie blanca que comercializa la casa bajo el nombre de Fundermax. Inalterable al agua y ultraresistente. Veremos…

Cortamos y lo colocamos…

Así con los tres mamparos… que quedan fijados a sus cuadernas respectivas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

el Mamparo que espera la ducha del resto del cuarto de baño, tiene un poco más de trabajo encanto a los ajustes. Así que decido hacer un provisional de DM para no cortar el Fundermax alegremente, y que es bastante más caro que el tablero marino.

Mamparito de DM entre la ducha y el resto del cuarto de baño

Mamparito definitivo de Fundermax, entre la ducha y el resto del cuarto de baño

Después de colocar el resto de las placas de aislamiento, toca el forro. En este caso también de Fundermax, pero en esta ocasión de 3mm en vez de los 6 de los mamparos. Pero antes de cortar los definitivos, lo hago en contrachapado de 3mm. El resultado del proceso y del final es este:

forro de la ducha de contrachapado de 3mm

 

 

 

 

 

 

 

forro de contrachapado de la ducha de 3mm

Forro definitivo de la ducha de Fundermax 3 mm

Forro definitivo de la ducha en Fundermax

Como la forma del plato de ducha no es regular, se toman medidas y se hace de aluminio con terminación de masilla. Este es el proceso:

Primer acercamiento al plato de ducha

Plato de ducha soldado.

 

plato de ducha terminado con sumidero. Acabado en aluminio

detalle del sumidero

plato de ducha con imprimación y masilla listo para pintar

detalle de la esquina del sumidero con masilla para ayudar a que todo el agua desagüe con facilidad

Esto es el inicio del cuarto de baño. Aun queda colocar los tubos de los grifos de fondo, el tanque de aguas grises, el de aguas negras, muebles, WC… iré ampliando el proceso a medida que lo vaya haciendo…

Mamparo de proa

Y cerramos el camarote de proa… colocar el mamparo de proa, es un paso más. Con muchos tropiezos, pero avanzando… es un paño enorme, para ajustar, para chequear, para colocar el Polyrey, para engalletar y para encolar… pero al final, colocado. Faltan los remates para poder calificarlo…

20160907_143333

mamparo sin Polyrey

 

20160913_165734

Mamparo con Polyrey

 

20160913_165750