Mindfulness o el lijado de la obra muerta

Mindfulness o el lijado de la obra muerta

Hace un par de semanas estaba debatiendo conmigo mismo si “ganar” o “perder” 250mm en el asiento de la zona de gobierno, en favor de la ducha. A ratos, ganaba la ducha a ratos la mesa de cartas…

Pero como no me decidía, opté por dejar “madurar” el resultado de tan difícil dilema con una actividad que me tuviera la neurona plenamente concentrado.

Así que llegue a la conclusión de que, no había mejor forma de concentrarme que en el consabido repetido de las acciones del cuerpo o repetir incansablemente un mantra. Para no entrar en temas que se alejan estrepitosamente de las líneas de este blog de construcción de un velero de aluminio, y aprovechando que quería inaugurar el, espero que tramo final, decidí lijar la obra muerta.

La voz anglosajona MINDFULNESS, para designar el clásico indio de Vipassana , para intentar ver la cosas tal y como son y no ver lo que nuestra imaginación se empeña en mostrarnos.

Explicado por un profano y de manera burda es la forma de llegar a la iluminación a través de la concentración. Existe en todas las religiones desde las semíticas hasta el sintoísmo.

En mi caso, yo alcancé la iluminación a través de la lija de grado 40 y la rotorbital… dándole un nuevo aspecto a la obra muerta

inicio de la primera fase de lijado de la obra muerta

Estado del aluminio antes y después de dos sesiones de lijado

 

Primera pasada de lija.

Primera pasada de lija. Grano 40. Banda de Br.

babor tras dos pasadas de lijadora. La segunda con rotorbital. Le falta una tercera con un grano fino y un poco de agua.

 

mi ropa de “meditar”

Bromas aparte, aunque muchos dejan esta fase para el final, yo he decidido dar avance por aquí por el atasco que tuve en la habilitación de la banda de estribor, aprovechando que el efecto es “brillante” muy de acuerdo a esta nueva fase de trabajo a pleno rendimiento durante el próximo 2018.

 

el botalón o la delfinera

Los argentinos llaman al botalón, delfinera. Y la verdad es que el nombre no tiene desperdicio. Según los diccionarios náuticos, no es lo mismo un botalón que una delfinera.

Delfinera: Tablón ancho que se ubica en proa y que permite maniobrar las velas de proa, reemplazando al botalón.

Botalón: Palo largo que sale fuera de la embarcación, para varios usos. En vergas , bauprés , o costado.
Bauprés de una embarcación pequeña.
Mastelero de un velero grande.

Dejando atrás el tecnicismo náutico, lo que llevan la mayor parte de los veleros de altura es un híbrido entre el botalón y la delfinera, y que me perdonen los puristas. Porque, pese a ser de gran utilidad para el arraigo de las diferentes velas de proa y portantes, a nadie se le escapa el placer de verse encaramado en la “punta” del velero. Y si aparecen delfines, pues día redondo.

tubo recién cortado, aprovechando las curvas

Aprovechando el tubo del antiguo arco me he apañado un botalón/delfinera. Está sin terminar, pero este es el proceso.

los tubos lijados, listos para soldar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estamos en proceso de instalación…

Hace unas semanas que terminamos la instalación, pero por diferentes motivos, no he actualizado el blog…

El resultado, mejor que narrarlo, lo muestro en imágenes.

presentación del túnel de cadena

 

prueba de la tapa

desde la proa

a falta de la llegada del ancla Knox, para establecer la altura real

 

 

 

 

 

 

 

Instalación del piloto de viento

El gobierno de una embarcación es muy divertido si sales un rato a navegar, pero se me hace pesado estar más de dos horas al frente del timón. Y se que no soy el único… Así que, desde siempre, se han buscado fórmulas para que haya a bordo un infatigable timonel, día y noche, que nos permita disponer de nuestro tiempo. Pilotos de viento, más o menos rudimentarios, con la botavara y elásticos, pilotos eléctricos…  lo cierto es que si uno planea largas travesías, necesita “alguien” que haga las horas muertas en cualquier circunstancia llevando el rumbo. Si bien es cierto que los pilotos eléctricos, han dado un paso de gigante, y ahora apenas consumen, que son discretos en espacio y en precio y sobre todo, son fiables. No deja de ser, a mi juicio, un elemento indispensable el piloto de viento para una travesía larga. Un piloto independiente, ajeno a los amperios y a cables sulfatados… y fiel al ángulo con el viento.

Un piloto eléctrico, necesita que le digas los grados a los que quieres ir, es decir, necesita un destino concreto. Entonces, independientemente del viento, te llevará a ese destino, con mayor o menor abatimiento, y siempre que le vayas ajustando las velas. Sin embargo, un piloto de viento, necesita que se trime -ajuste- con respecto al viento. Al ángulo que forma tu rumbo con la dirección del viento. Si el viento rola, el rumbo también cambiará. La verdad es que no es muy práctico en mares interiores con los vientos tan “variables y sucios”, pero en un mar abierto, con el viento establecido y velero equilibrado te guiará sin apenas tocarlo.

Hace unos meses, muchos meses, apareció un anuncio en La Taberna del Puerto, de un cofrade que vendía, a buen precio, un piloto de la marca argentina South Atlantic, modelo S600. En principio, es el siguiente modelo al que yo necesitaba por desplazamiento de la embarcación, pero… era una buena oportunidad. Y estaba en Málaga, que me pillaba de camino….

Bueno, en enero de 2017, me puse manos a la obra, para preparar la popa del Nerea para alojar el piloto.

Como no quería que sobresaliera de la popa, por aquello de la eslora máxima, decidí hacerle un hueco a medida… así que lo primero que hicimos fue sacar la plantilla de corte para un tubo de ese diámetro con respecto a los ángulos de las dos caras de la popa.

Cortado con el plasma de forma bastante rápida y limpia, procedimos a cerrar con una chapa de 5mm el agujero. Soldar los dos cadenotes que sujetarán la parte inferior del piloto. Soldar nuevamente el cadenote del backstay y retrasarlo unos 70 mm, con lo que apenas varía el ángulo diseñado por Van de Stadt. A falta de los brazos superiores, que los colocaré cuando acabe el trasiego de planchas de madera de arriba abajo…

espejo de popa con cadenote de backstay y marcada la línea de corte

otra perspectiva de la línea de corte

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Linea de corte completa, vista desde abajo

vista desde el interior del barco del corte con el plasma.

 

 

 

 

 

 

corte realizado

el trozo cortado, con el cadenote

 

 

 

 

 

 

hueco realizado con ranura para el nuevo

cadenote del backstay

presentado la nueva chapa de cierre y el nuevo cadenote

 

 

 

 

 

 

soldando unos cordones

soldadura del nuevo cadenote del backstay

 

 

 

 

 

 

detalle de la soldadura del cadenote

piezas soldadas y repasadas

 

cadenotes inferiores del piloto de viento

detalle de los cadenotes

 

 

piloto colocado

el piloto desde la aleta de Er.

A bulto, una maqueta 1:1 del interior del velero

2015-10-07 09.02.53A bulto… De forma aproximadamente, sin un cálculo exhaustivo previo. Así define la RAE la forma con la que hemos empezado con los interiores.

10 tableros de DM, papeles con las medidas sacadas de los planos realizados con el Rhino hace meses, guantes, mascarillas, sierras circular y de calar… y el sábado nos ponemos a realizar unos interiores usables -es decir, que sin que sean con buenas terminaciones, uno se puede sentar o tumbar- respetando las medidas correctas. Avanzamos con rapidez, se trata de crear un boceto en 3D a escala 1.1 para ver si nuestros cálculos se corresponden…

Lo malo de esta madera es que pesa como un muerto; el tablero… cerca de 20 kilos cada uno… y esto hay que subirlo a bordo, meterlo con cuidado y moverlo varias veces para cortarlo dentro del barco. Y además es tóxico cuando se corta, porque aunque está fabricado con  virutas finas de serrín de pino radiata, la resina que lo une es sintética…

2015-10-07 09.02.32

Le Carré o salón con la encimera de la cocina en primer término

En fin, una joyita el material… y ni siquiera es tan barato… 2015-10-07 09.02.262015-10-07 09.02.532015-10-07 09.03.01

 

 

doghouse parte IV

Esto se empieza a parecer a la saga de Rocky Balboa… aunque creo que esta es la última entrada con el doghouse como protagonista. Durante la primera semana de septiembre he cortado las aperturas delanteras y laterales del doghouse y les he puesto un plexiglass fino de 2mm. Cuando haya arenado y pintado la cubierta y falte poco para botar el velero sustituiré ese plexiglass, extremadamente fino, por el de 12mm que es, según norma, el espesor que debería de tener.

Durante la segunda semana, el tiempo atmosférico en Tarifa fue algo  inestable y anunciaban viento del Sur y lluvias, así que corté las chapas en dos tandas, para que me diera tiempo a realizar las plantillas de cartón para los cortes de la plancha grande de plexi.

Así que empecé por babor. Primero las esquinas, con coronas de 20, 30 o 40 mm, dependiendo del ángulo de la esquina

20150914_121727

inicio de la apertura de las ventas de babor del doghouse

20150914_121735Dejando un espacio de apoyo del plexi de 30mm entre el borde y el final del marco aseguramos un correcto asiento a la vez que creamos un espacio que lleno de Sikaflex nos impermeabilizará la unión.

 

20150915_141939

Primera ventana abierta, desde el interior.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

20150914_131817

la banda de Br abierta

20150914_12421020150914_12421820150914_131821

Los cortes los realizo con una miniamoladora de 125mm y un disco de corte fino. La línea es la trazada por la paralela al marco menos los 30mm que ya he comentado.

Continúo con los dos frontales…

20150914_14381920150914_143831

 

Y abro la pequeña apertura del casco , y ya empieza a ser tarde para hacer tanto ruido.

20150915_164429

ventanas de casco verticales que corresponden al camarote de popa

20150915_164442

Me pongo con las plantillas en cartón, luego las paso al plexi, las líneas rectas las remarco con una regla y las curvas… son un intento que no termina de ser la curva original por la dificultas de cortar el cartón siguiendo una línea con esa forma. Me va a tocar retocar los plexis un par de veces para que ajusten a su medida.

La plantilla de cartón va al límite del marco, pero debo dejar unos milímetros para que el plexiglass pueda dilatarse con el calor y no se quiebre. Con las líneas rectas es muy sencillo, el problema viene con reducir esos milímetros en las zonas curvas. Cuando quiero terminar, el sol ya está oculto y queda esa claridad en penumbra o esa penumbra clara… Pongo un generoso cordón de sika y aprieto levemente la plancha.

20150914_210333

 

Al día siguiente por la mañana, termino de cortar las dos laterales de estribor

20150915_11335020150915_14191220150915_113416

coloco los plexi que faltan y procedo a sellar los bordes con más sika.

20150915_164042

operación “plexi” terminada.

20150915_14204020150915_14202920150915_142016

En total he usado cuatro discos de corte, uno de milhojas, un par de limas, dos botes y medio de Sika, coronas de 20, 30 y 40mm y el material de seguridad personal (gafas de seguridad, orejeras, mascarilla y guantes).

20150915_203816

el resultado final

 

 

 

Lijando la regala

 

regala9

Regala de Br sin lijar

 

 

regala16

Regala de Br desde cubierta

12 x 6 son 72. Setenta y dos metros de  regala con cordón de soldadura para lijar. Miniamoladora en la mano, gafas de protección para los ojos y orejeras de trabajo.
Eliminar las gotas de soldadura y dejar la regala lo más lisa, para que ningún cabo se deteriore y quede un aspecto más cuco. Dos días de trabajo, sin abusar, ni de la paciencia de los vecinos, ni de los tímpanos… el trabajo puede parecer un rollo que hay que hacer… la verdad es que yo lo he disfrutado. Es un trabajo mecánico dónde te puedes ensimismar en tus pensamientos. El avance es lento, pero se ve y mola…

 

 

 

regala12

Vas “comiendo” los cordones, acercándote poco a poco a igualar la chapa de la cubierta con la regala. A simple vista, está listo. Pero cuando pasas la yema de los dedos (incluso con guantes), notas claramente que aun le falta… porque los humanos tenemos la capacidad de distinguir diferencias de alturas insignificantes en una superficie con la yema de los dedos…
Según la prestigiosa revista Scientific Reports, el equipo de Mark Rutland reprodujeron 16 superficies químicamente idénticas en las que introdujeron unas estrías a escala nanométrica, con alturas entre los 300 nanómetros y los 90 micrómetros y una separación de entre 7 nanómetros y 4.5 milímetros. El grupo de voluntarios se les pidió que comparasen su rugosidad pasando su dedo índice en la dirección indicada. El patrón más pequeño que pudieron distinguir tenía una altura de 760 nanómetros y apenas 13 nanómetros de amplitud…
Bueno, pues hasta que mis propios detectores instalados en la punta del indice y corazón no me daban un 0 de diferencia nanométrica ? no avanzaba…
Por cierto, un nanómetro equivale a una mil millonésima parte de un metro.

regala1

CORDÓN DE SOLDADURA A MEDIO LIJAR…

 

Bueno, pues ya tengo la regala lijada, los tres cordones que lleva. Es un gran avance, porque suponía trabajar con un andamio, moviéndolo cada vez que avanzaba. Ahora trabajo alternativamente en la cubierta y en la obra viva del Proyecto. La idea es dejar, lo que ya hay, preparado para ser lijado para preparar la colocación de la imprimación.

regala

cordón de soldadura lijado… a falta de la imprimación y una terminación fina

El doghouse ya va tomando forma dentro del taller. La idea es terminarlo completamente antes de subirlo a bordo y terminar de fijarlo. Y eso me traerá otros cordones que lijar y pulir…

regala8regala7regala6regala2regala4regala 2

 

regala15

Esta es la primera imagen con la regala lijada. Gran cambio…