Instalación del piloto de viento

El gobierno de una embarcación es muy divertido si sales un rato a navegar, pero se me hace pesado estar más de dos horas al frente del timón. Y se que no soy el único… Así que, desde siempre, se han buscado fórmulas para que haya a bordo un infatigable timonel, día y noche, que nos permita disponer de nuestro tiempo. Pilotos de viento, más o menos rudimentarios, con la botavara y elásticos, pilotos eléctricos…  lo cierto es que si uno planea largas travesías, necesita “alguien” que haga las horas muertas en cualquier circunstancia llevando el rumbo. Si bien es cierto que los pilotos eléctricos, han dado un paso de gigante, y ahora apenas consumen, que son discretos en espacio y en precio y sobre todo, son fiables. No deja de ser, a mi juicio, un elemento indispensable el piloto de viento para una travesía larga. Un piloto independiente, ajeno a los amperios y a cables sulfatados… y fiel al ángulo con el viento.

Un piloto eléctrico, necesita que le digas los grados a los que quieres ir, es decir, necesita un destino concreto. Entonces, independientemente del viento, te llevará a ese destino, con mayor o menor abatimiento, y siempre que le vayas ajustando las velas. Sin embargo, un piloto de viento, necesita que se trime -ajuste- con respecto al viento. Al ángulo que forma tu rumbo con la dirección del viento. Si el viento rola, el rumbo también cambiará. La verdad es que no es muy práctico en mares interiores con los vientos tan “variables y sucios”, pero en un mar abierto, con el viento establecido y velero equilibrado te guiará sin apenas tocarlo.

Hace unos meses, muchos meses, apareció un anuncio en La Taberna del Puerto, de un cofrade que vendía, a buen precio, un piloto de la marca argentina South Atlantic, modelo S600. En principio, es el siguiente modelo al que yo necesitaba por desplazamiento de la embarcación, pero… era una buena oportunidad. Y estaba en Málaga, que me pillaba de camino….

Bueno, en enero de 2017, me puse manos a la obra, para preparar la popa del Nerea para alojar el piloto.

Como no quería que sobresaliera de la popa, por aquello de la eslora máxima, decidí hacerle un hueco a medida… así que lo primero que hicimos fue sacar la plantilla de corte para un tubo de ese diámetro con respecto a los ángulos de las dos caras de la popa.

Cortado con el plasma de forma bastante rápida y limpia, procedimos a cerrar con una chapa de 5mm el agujero. Soldar los dos cadenotes que sujetarán la parte inferior del piloto. Soldar nuevamente el cadenote del backstay y retrasarlo unos 70 mm, con lo que apenas varía el ángulo diseñado por Van de Stadt. A falta de los brazos superiores, que los colocaré cuando acabe el trasiego de planchas de madera de arriba abajo…

espejo de popa con cadenote de backstay y marcada la línea de corte

otra perspectiva de la línea de corte

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Linea de corte completa, vista desde abajo

vista desde el interior del barco del corte con el plasma.

 

 

 

 

 

 

corte realizado

el trozo cortado, con el cadenote

 

 

 

 

 

 

hueco realizado con ranura para el nuevo

cadenote del backstay

presentado la nueva chapa de cierre y el nuevo cadenote

 

 

 

 

 

 

soldando unos cordones

soldadura del nuevo cadenote del backstay

 

 

 

 

 

 

detalle de la soldadura del cadenote

piezas soldadas y repasadas

 

cadenotes inferiores del piloto de viento

detalle de los cadenotes

 

 

piloto colocado

el piloto desde la aleta de Er.