Cubierta III

Pues si… seguimos dale que te pego a la cubierta… en este tiempo de silencio blogueriano he de contaros que hemos avanzado bastante, aunque no puedo decir que no habrá una nueva entrada… espero que sea pronto para enseñaros el resultado casi-definitivo. Hablo de la cubierta…

La cosa es que, tras el contratiempo de semana Santa, y a mediados del mes de mayo empezamos con el enmasillado. Resina epoxy mezclada con microbalones y polvo de sílice. Hacemos de poco a poco, 150 grms; 250…400 grms. y vamos tapando las deformaciones de las chapas por el efecto del calor de la soldadura…

Empezamos por las cuatro bases de las escotillas, aquí nos recreamos y veo pasar los días sin un avance claro… primer error…

Segundo error, en plena faena sobre el doghouse, se me ocurre que puede quedar “muy chulo” que las placas solares que van sobre el doghouse, vayan encastradas… esto supone hacerles una base decente, sin bollos y equilibrada. Pegar una chapa de un grosor semejante al de las placas, que son de 2mm aproximadamente, pegarla pero llena de desmoldaste, para que no se peque la resina con la que vamos a rodearla… y se nos acaba el desmoldaste… así que recurro al viejo truco de usar cera natural para muebles. Pues resulta que aun existe la que viene en una lata redonda llamada Alex y que huele a infancia… al menos la mía, con mi madre y mi abuela dando cera, puliendo cera…

Ya tengo una capa de resina que no había calculado… crece y crece a base de milímetros… al final, la cama de las placas, perfectas… ahora hay que ajustar las medidas y espesores a todo lo demás… En definitiva, el trabajo del doghouse  ha sido faraónico.

La estructura, llena de tubos, asideros, soportes y demás postizos no llega la calificativo de faraónico… aquí nos podemos quedar con un jodidamente meticuloso…

Y he hablado de errores, porque estoy viendo que, de nuevo, todo está interrelacionado. Tienes que ir avanzando con mucho tiento para no acabar queriendo encontrar mazacotes de masilla allí dónde no debería de haber… Y entretenerse en finiquitar un detalle isla, sin pretender que una mano puesta sobre lo terminado porque has perdido el equilibrio, o un goteron de masilla cayendo en una zona que no ves, acaba dándote un billete al retoque con la lija.

Para daros una idea, el aspecto de la masilla es como si fuera yeso, pero duro como un cuerno… a esto hay que decir, que se trata se corregir defectos de la chapa, con lo que se ha de lijar con un taco de madera con lija pegada o grapada. Primero lija de grano 40, luego otra de grano 80… se pinta con Primer, de nuevo, y con el color gris se ven mejor las deformaciones. Luego se pasa de nuevo la lija y las zonas altas regresan al blanco y las profundas, dónde no toca la lija, mantiene el gris del Primer. Y vuelta a empezar, así todo el barco… así llevamos dos meses, cada día. Así se consigue que la zona lijada esté a la misma altura.

Mientras, hay que decidirse por las placas, una cama a medida obliga. Esto requiere equilibrar y ajustar los cálculos de consumo eléctrico. Además, hay que ir pensando en la pintura de cubierta… pero esto merece una entrada aparte, por lo increíble de la búsqueda…

Por otra parte, el primo de Elena en Congosto -en pleno Bierzo-, Clemente, está dando forma al congelador de inox, que le hemos pedido que fabrique… todas las medidas supercalculadas… hasta que nos damos cuenta de que no hemos dado el “clareo” de la junta de la tapa… solución de improvisación, porque ya está terminado…

Y como no puede ser de otra manera, el calor que soportamos en la cubierta, a partir de las 13h es de +13ºC que en el suelo donde descansa el Nerea. Y dentro… estamos a unos +4-5ºC que en la calle.

Pero no acaba ahí la cosa térmica. En la banda de Estribor, hay +4ºC que en Babor. Ya que el sol atiza si piedad en esa banda. Así que con este panorama, decidimos adelantar la hora de inicio de la jornada a las 5 de la madrugada. Y así a las 13:00 lo dejamos hasta el día siguiente…


 

No están habilitados los comentarios, si desea ponerse en contacto conmigo lo puede hacer en el siguiente correo electrónico:

veleronerea@gmail.com

enmasillado de los cordones de soldaduras

enmasillado de los cordones de soldaduras

enmasillado de los cordones de soldaduras

primer enmasillado del doghouse

primer enmasillado del doghouse

primer enmasillado del doghouse

enmasillado de los arrianos de los cadenotes

enmasillado de la base del soporte del carro del autovirante

vista de la regala y balcon de popa enmasillado

temperatura en cubierta a finales de mayo. 36ºC

temperatura a finales de mayo en la quilla, unos 6 minutos antes que la foto anterior

preparación de la cama de las placas solares. Con peso para mantener la chapa en su sitio

detalle de la placa que hace la cama del panel solar

el aspecto de camuflaje es debido a las capas de masilla y Primer puesto y lijado. En esta foto, es la lijada después de la tercera enmasillada. Sólo queda tapar los poros e imprimar

los retoques se dan con masilla azul, mas fina que la de relleno y con más facilidad para el lijado.

 

 

 

 

La cubierta II

El pasado domingo, primero de abril, en plena Semana Santa nos tomamos el día libre. Están mi hermana y mi cuñado de visita y decidimos irnos de excursión a Ceuta. Sopla Levante con fuerza. Desde la ventana de casa veo el Estrecho con bastante mala pinta, así que decido pasarme por el astillero y chequear la estructura… un par de cordinos rotos y  se mueve bastante. Pero como llevamos todo el mes de temporal en temporal (de Poniente) no le hago más caso que el reforzar y re-tensar varios de los cabos que sujetan el toldo.

Como el Estrecho está con bastante movimiento, decidimos cambiar Ceuta por Gibraltar. Así que nos acercamos al Peñón. A mediodía me llama Gregory, el dueño del astillero MintYachts y me dice que vaya rápido que se me “hunde el chiringuito”. Una hora más tarde, llego y me encuentro la estructura deformada y las lonas metidas dentro del astillero, llenas de barro y con los ojales reventados…

Por suerte, todo está como lo dejamos a bordo. Estaban los portillos desmontados y la puerta también . Así que sólo es la lona…

El lunes evaluamos las diferentes opciones y decidimos rehacer el toldo más pequeño, más bajo y más reforzado…

El resultado, por ahora, es sencillamente perfecto…

la nueva estructura se aprecia en el segundo arco por popa.

nuevo toldo

Antigüo toldo

La cubierta desde dentro de la nueva estructura



 

La cubierta Part. I

Las cubiertas son cada una de las superficies -suelos-  de una embarcación que, a diferentes alturas respecto de la quilla, afirmados sobre los baos, dividen el buque horizontalmente. El espacio entre cubiertas lo denominaremos entrepuente.

En embarcaciones deportivas o de eslora contenida la cubierta es la superficie horizontal pisable más alta. Es decir, la cubierta principal o de intemperie, de una embarcación de más eslora. O más sencillo aún, lo que se ve del barco si lo miras desde arriba.

En la cubierta van asentados los diferentes utensilios de acastillaje, el mástil (si no es pasante), los winches, los portillos, etc…

En el Nerea la cubierta es de aluminio, como el resto de la embarcación. La chapa es de 4mm con áreas de 5. En los pasillos y otras zonas se reforzó por iniciativa de MintYachts, siendo aprobado por el homologador el aumento de estructura frente a los planos constructivos aportados por Van de Stands.

Durante el tiempo que ha pasado desde que se construyó hasta hace pocas semanas, el proyecto ha estado sufriendo los rigores de la intemperie. Por lo que el aluminio estaba “sucio”. En la fase de preparación para pintar la cubierta, se optó por trabajar insitu. Para ello se construyó una estructura de acero y se recubrió con una lona de 15×20 metros. En la banda de Er, se usó de base la parte alta del contenedor de 40´dónde guardo mis herramienta y materiales. En previsión del viento dominante en Tarifa, que es siempre fuerte, se decidió usar sacos de grava fina de 20 kg. cada uno para mantener la lona en su sitio. La zona del cierre de proa, después de un par de formas diferentes, se optó por tensar la lona con pequeños polipastos a la cuna del Nerea y a las barras transversales.

sobre el contenedor

Nerea bajo palio

Y como no pudo ser de otra manera, desde que se colocó la lona no ha dejado de soplar de Sur o de Poniente, con días duros de hasta 50 nudos. Lo que obliga a reconocer los sacos de grava casi a diario y de usar alternativas para evitar que la lona cargue con viento.

Una vez que estamos a cubierto, el proceso es el siguiente. Limpieza del aluminio, lijado con roto orbital G40 hasta dónde llegue la máquina, aplicación de ácido fosfórico  H3PO4  .

El ácido fosfórico se diluye con agua lo que provoca su activación y facilita el trabajo de limpieza. Se frota con estropajo o con cepillo de metal para limpiar bien los cordones de soldadura. Nunca en sentido de vaivén, siempre en el mismo sentido. De esta forma la “porquería” no se restriega por la zona.

Una vez que está limpio, se aclara con abundante agua y un jabón neutro con desengrasante. Una vez seco, aplico una primera mano de Penguard Primer de Jotun. Posteriormente una segunda mano, generosa del mismo primer de Jotun.

Doghouse lijado, a falta del ácido

 

 

 

 

 

 

detalle de lijado y ácido

doghouse con la primera mano de Penguard Primer de Jotun 

Aislando el casco con corcho proyectado

 

Aislar…  hacer de algo una isla. La palabra aislar se compone de un prefijo Ad- (hacia) y la palabra isla del latín ínsula ( trozo de tierra separado del resto por agua); por lo que aislar viene a decir separar o dejar sólo algo o alguien. Metafóricamente  viene a ser como “ponerlo en una isla”.

De ínsula también procede la palabra insulina, que es la hormona segregada por los islotes de Langerhans, que están situados en el páncreas. El histólogo alemán, murió en Funchal, capital de la isla de Madeira.

A veces las palabras suenan diferentes, y la usamos sin darnos cuenta de su origen, hasta que un día, el el cerebro salta un aviso y paramos el automático y empezamos a saborear las palabras.

Volvemos al aislado del Nerea. Un barco de metal hay que aislarlo. ¿El motivo? sencillo, la temperatura que alcanza a pleno sol un recipiente metálico cerrado es mucho mayor. Y el frío también. Los ruidos se incrementan en bastantes decibelios, y lo que es una humilde ola acariciando el casco, se traduce en un sonido amplificado considerable. En embarcaciones tradicionales de PRFV o fibra o madera, estos materiales ya son de por sí aislantes. Pero en acero o aluminio, hay que añadir algo que nos aisle y reduzca la condensación y rompa el puente térmico y amortigüe los ruidos.

He leído casi todo lo que ha caído en mis manos sobre aislamiento en barcos y vehículos. También he hablado con bastante gente que ha pasado por la misma situación y en su día, mientras buscaba velero, he podido observar cómo han sido aislados diferentes embarcaciones, principalmente  de acero. La conclusión, para mi, fue rotunda. Tengo que combinar el aislamiento entre planchas y una fina capa de espuma de poliuretano. Pero no me hacía mucha gracia la espuma porque los estudios que hay de este producto-PU-, dejan serias dudas sobre la nocividad del mismo.

Me encontré con un producto que se la añade a la pintura, en forma de microesferas de cerámica. Aparentemente era la mejor solución, pero para aplicarlo necesitaba arenar el 100% del interior y, aunque no tenía la experiencia al respecto, un sexto sentido me decía que era una locura.

Un día cayó  en mis manos un artículo sobre el corcho proyectado. Natural, inocuo, inífugo y con un poder de aislamiento acústico y térmico muy interesante. No recuerdo el motivo pero se quedó ahí, en la carpeta de “verlo más adelante”. Hasta que un día Gregory de Minityachts me comenta que ha estado hablando con un arquitecto francés de barcos de aluminio y que sus clientes navegan en busca de latitudes altas y llevan sus barcos aislado con corcho proyectado. Hablamos sobre el tema y descubrimos que estamos en la Comunidad autónoma que es líder en la producción del corcho…

Entre Portugal y España se obtiene el 91% mundial de corcho.

Está ahí, siempre lo ha estado, sale del alcornoque, que es un árbol al que le tengo cierto cariño, ya que mi padre  me ha dicho muchas veces, cuando era niño,  que era un alcornoque…  así que si vemos sus cualidades vemos que el corcho es un aislante térmico de inmejorable calidad con un bajo poder de absorción de humedad (0,5 kg/m²). Posee una conductividad térmica de 0,036/0,038W/mk.

En definitiva, baja densidad -peso-, baja permeabilidad a los gases y agua, baja conductividad del calor, alta elasticidad y estabilidad química… PERFECTO!!!!!! y además es más barato que los otros sistemas. Y lo puedo proyectar yo mismo con una pistola con tolva especial y el compresor.

Así que, al principio del verano, compro 10 barriles de 12 kilos cada uno, para proyectar. Finalmente lo proyecto a mediados de noviembre.

El método es simple, pistola dosificado con una entrada de aire comprimido y un gatillo regulable y una tolva de 5 litros donde el corcho cae por gravedad. De nuevo hay problemas con la presión de aire y recuerdo una entrada de el los del velero Alea donde Silvia y Johan tienen el mismo problema con el compresor y su chorreo de arena. Y lo solucionan poniendo hasta tres compresores en línea…

Y funciona… gracias Silvia y Johan por tener ese fantástico Blog de restauración del Alea.

El color del corcho recién aplicado es blanquecino, y se va tornando a color corcho natural a medida que se seca.

Una vez que todo funciona, es un placer la aplicación, vas viendo como cada rincón queda cubierto y en cierta manera cada mano es una batalla ganada contra la condensación y contra el puente térmico.

Aun falta dar una segunda y tercera mano en la popa y en los techos de la cabina. El objetivo es aplicar una capa de entre 2,5 y 4 mm. Lo que nos garantizará confort frente al sol del trópico y al frío de las noches y de los inviernos de latitudes medias.

 

20151117_200332

detalle de la cobertura del corcho en la unión interior de la regala

20151117_184145

Elena proyectando la banda de Br

20151117_173752

primera mano secándose en la zona de los refuerzos de los cadentes de la banda de Br

20151117_173801

Corcho listo para ser proyectado

20151117_173725

zona de proa con una segunda mano de corcho casi seco

20151119_180320

zona del camarote de popa con el corcho recién proyectado. Primera mano

20151119_180330

detalle del camarote de popa, con una primera mano dada

20151119_180348

el doghouse también se aísla

20151119_182615

la cinta de carrocero y el plástico han protegido muy bien el suelo.

20151119_182308

Aspecto del corcho proyectado una vez seco. La segunda y tercera mano se aplicará el corcho con un tinte gris. Esperemos que de mejor sensación que la actual

20151117_200325

detalle del corcho en una cuaderna

corcho_grisIMG_8841

Detalle del aspecto del interior del barco con el corcho totalmente proyectado

corcho_grisIMG_8840

Detalle del aspecto del interior del barco con el corcho totalmente proyectado

corcho_grisIMG_8839

Detalle del aspecto del interior del barco con el corcho totalmente proyectado

corcho_grisIMG_8838

Detalle del aspecto del interior del barco con el corcho totalmente proyectado

Posteriormente a esta fase, decidimos añadir una capa de corcho de 4 mm, pero esta vez lo compré en rollos y lo pegué con pegamento de contacto especial para corcho. Al estilo de las planchas. Entre cuadernas.

El camarote de proa, usé planchas de 50mm de PU expandido de célula cerrada que tenía dando vueltas desde que compre el proyecto.

A bulto, una maqueta 1:1 del interior del velero

2015-10-07 09.02.53A bulto… De forma aproximadamente, sin un cálculo exhaustivo previo. Así define la RAE la forma con la que hemos empezado con los interiores.

10 tableros de DM, papeles con las medidas sacadas de los planos realizados con el Rhino hace meses, guantes, mascarillas, sierras circular y de calar… y el sábado nos ponemos a realizar unos interiores usables -es decir, que sin que sean con buenas terminaciones, uno se puede sentar o tumbar- respetando las medidas correctas. Avanzamos con rapidez, se trata de crear un boceto en 3D a escala 1.1 para ver si nuestros cálculos se corresponden…

Lo malo de esta madera es que pesa como un muerto; el tablero… cerca de 20 kilos cada uno… y esto hay que subirlo a bordo, meterlo con cuidado y moverlo varias veces para cortarlo dentro del barco. Y además es tóxico cuando se corta, porque aunque está fabricado con  virutas finas de serrín de pino radiata, la resina que lo une es sintética…

2015-10-07 09.02.32

Le Carré o salón con la encimera de la cocina en primer término

En fin, una joyita el material… y ni siquiera es tan barato… 2015-10-07 09.02.262015-10-07 09.02.532015-10-07 09.03.01

 

 

El rayo verde, puerta blanca y suelo nuevo

 Durante la primera semana se septiembre, iniciamos la construcción de los interiores. Por fin!!!!!!!!!!!!

La base es la colocación del nuevo plan. El plan es la parte pisable más baja de una embarcación.  La idea es que los bordes sean lo más ajustado a la forma del casco con sus cuadernas incluídas. También me interesaba que pudiéramos usar un sólo tablón de golpe, es decir, los tablones tienen unas dimensiones de 2440×1220, y si se puede prefiero colocar piezas grandes y luego “abrir” los registros que me sean necesarios a colocar tablas más pequeñas.

20150915_181648

El suelo es de madera contrachapada fenólica –plywood– de 15mm de grosor, a la que se le sumará, seguramente, una chapa de bambú en las zonas visibles.

Pues con el despiece del Plan, vamos encolando las dos maderas que darán el grosor de 25 mm de la puerta de acceso. Lijado y cepillado.

20150913_121010

puerta de acceso

En eso llega el primer  fin de semana, con mi cumpleaños… y nos vamos a celebrarlo Elena y yo a Chipiona. La idea original era Sanlúcar de Barrameda, pero después de deambular por la desembocadura del Guadalquivir, nos quedamos en Chipiona.

Allí, tomando una caña en el paseo marítimo vemos el codiciado Rayo Verde. Mira que lo he buscado en cada ocaso a bordo del RUAJ y del MARE NOSTRUM, en el Cantábrico y en el Mediterráneo. Y justo lo veo desde tierra… casi debajo del faro más alto de España. El faro de Chipiona – 36°44′16″N 6°26′32″O– es un faro de recalada que está situado en la Punta del Perro. Es un faro de primer orden, es el más alto de España, tercero de Europa y quinto del mundo, midiendo 62 m sobre el terreno. Además es usado como aerofaro y tiene un alcance en horizontal y vertical de 30 millas, gracias a su bombilla halógena, que señala la entrada al estuario del Guadalquivir.

En el ocaso del día que estreno mis 47 años veo mi primer rayo verde. Mira que es casualidad…

Este fenómeno del Destello Verde se produce cuando coinciden varias situaciones. Lo podéis ver aquí. Pero hacen hincapié de que es fundamental que el observador esté atento. Así que seguramente todos hemos estado delante de varios destellos verdes y no nos hayamos dado cuenta… así que la próxima vez que tengáis oportunidad de ver un ocaso o un orto no dejéis de mirar.

Es gratis.

Uno de los libros menos conocidos de Julio Verne es precisamente El Rayo Verde, ambientado en las Islas Hébridas al Oeste de Escocia.

th

Aunque la adaptación del cineasta Eric Rohmer es un poco más entretenida le rayon vert (1986)

El rayo verde 25

 

aunque me quedo con el original del maestro Verne, con el hermano Sam el hermano Sib y Elena Campbell….250px-Verne-Paprsek-fronti