Marcos de portillos y escotillas

Estamos preparando la colocación de los cristales del barco. Esto lleva un capitulo aparte, pero una de las cosas más complicadas para terminarlo decentemente son los embellecedores de estos portillos, de las escotillas y de la zona acristalada. Cuando se compra un portillo o escotilla y el grosor de aislamiento es el de un barco de serie, se tiene la opción de comprar un embellecedor ajustado al tamaño.

No es nuestro caso, aunque ojalá lo fuera… la verdad es que es bastante pesado hacer todo a medida…

Pero bueno, esto es lo que se eligió… así que, manos a la obra.

Antes de continuar, hay que advertir, que aunque se podría usar cristal templado, el peso y el coste lo desaconseja. En los barcos, se usa habitualmente policarbonato o plexiglás o metacrilato… con un tinte ahumado que protege de los rayos UV. Pero como dije, esta información más decentemente explicada irá en otro capítulo.

Elena ajustando los marcos de los portillos

primera fase de la escotilla del salón

los marcos de los ventanucos del camarote de popa terminados

Para los marcos, decidimos usar madera flexible de 5mm. Para ayudar a esos ángulos cerrados, la doblamos con vapor de agua. Este vapor lo sacamos de un hervidor casero, así que el método es… bueno eficaz, que es lo que importa. Una vez que tiene forma, se le da un repaso a las faltas o imperfecciones con masilla epoxi, que además de igualar nos da rigidez a la estructura. Lija, primer y un par de manos de pintura de dos componentes con pistola, que lo deja francamente bien. O al menos a nosotros nos lo parece.

SUELO

Hace muchos meses que no se actualiza este blog. No es que hayamos desistido en nuestro proyecto de construcción del velero Nerea. Pero la vagancia alimentada por el cansancio son malas guías.

Cada día avanzamos un poco más y estamos un poco más cerca de tocar el agua. Pero durante la propia construcción ocurren imprevistos que retrasan que estemos flotando. Además de estos imprevistos, estamos afectados por infinidad de acontecimientos a nuestro alrededor que nos afectan en mayor o menor medida.

En verano me rompí el metatarsiano de la mano derecha. Escayola al canto y sin actividad hasta septiembre. Ahora mismo, en enero del 2020, estoy esperando al beneplácito del médico porque a primeros de diciembre me operaron del túnel carpiano y del túnel cubital. Otro mes y medio de estar a medio gas… Aun así avanzamos…

 

Entre los avances podemos decir que el suelo  es uno de ellos. Realmente sólo hemos colocado la mitad del suelo del barco…

No hemos usado la madera con líneas tan típicas en veleros. Ni hemos usado un linóleo que imita a la madera… hemos usado tablones de 15 mm de plywood marino con un recubrimiento antideslizante y ultraduro que se usa habitualmente para suelos de camiones o zonas de mucho transito y mal cuidado en sitios industriales. El dibujo es un hexágono y el color está entre el marrón muy oscuro y el negro. Dependiendo de la intensidad y fuente de luz.

tapa del registro con bordes en aluminio anonizado

 

Elena lijando los bordes de los registros para que quepan las tiras de aluminio anonizado

 

 

Detalle del suelo del salón con el pie de mesa y los registros.

 

suelo del salón con el pie de mesa y registros.

suelo de la zona de proa del barco.

 

 

 

NOTA: como no funcionan los comentarios, si necesitas alguna aclaración de este post o de cualquier otro, te invito a que me dejes un mensaje en el siguiente correo electrónico

veleronerea@gmail.com

Mesa de cartas

Inmediatamente a proa del cuarto de baño está la zona de gobierno o mesa de cartas. Es la zona en la que pasaremos mucho tiempo estableciendo la derrota de la embarcación, comunicándonos por radio donde está el control de los sistemas de navegación del velero.

La mesa de cartas es por lo tanto, una de las zonas más sensibles. El muchos diseños de embarcaciones de crucero de día o de regata, tiende a tener una presencia mínima. Hay diseños donde uno se sienta en sentido de la marcha del barco, o en sentido contrario a la marcha o mirando a una de las dos bandas. Asientos que son parte de los asientos del salón, o el extremo de una conejera. En fin, parece que los diseñadores piensan en la mesa de cartas en última instancia.

Para mi, cuando pensé en cambiar de barco para tener un proyecto de navegación de altura, una de las líneas rojas que me auto-impuse fue que la mesa de cartas estuviera proporcionada y, en sentido a la marcha del velero.

Luego vino la realidad de los espacios disponibles, me hizo explorar diferentes ideas. Al final, modificando la composición de la banda de Estribor y, elevando la zona de la mesa de gobierno, me dio para poder construir la mesa de cartas en sentido a la marcha.

Aun no está terminada, lo que muestro a continuación son las maderas «base» cortadas. Iré contando y mostrando los avances a medida de que avance…

el espacio destinado a la mesa de cartas y otros armarios

otra vista del espacio de la mesa de cartas

 

 

 

 

 

 

 

construyendo la base del suelo

presentando la forma básica

 

 

 

 

 

 

 

fijando uno de los lados al mamparo trasero de la mesa de cartas

presentación de las «tapas» principales de la mesa de cartas

 

 

 

 

 

 

 

fragmento del «libro del barbudo» con las dimensiones óptimas en la construcción, en este caso, de la mesa de cartas