El salón. Le carré

Esta zona también se conoce como el carré, del francés. Para la zona del salón del Nerea, había pensado en hacer el piso -plan- en un plano más elevado al resto del barco. Unos 100mm. Esto, da varias ventajas, pese a lo insignificante de la altura.

Primero se gana una zona de estiba en la zona baja. Además, hacemos una separación apenas perceptible pero real del resto de la embarcación. Hay que tener en cuenta que esto es la gran zona, donde se comparte espacio entre la cocina, el salón y la zona de gobierno o mesa de cartas.

Esta zona, por lo tanto es  la más polivalente de un velero, más si este está destinado a la navegación oceánica. No sólo es dónde comes, ves una peli, charlas con los amigos, lees, miras las guías y derroteros, haces la siesta… sino que en travesías largas, la mesa se baja y se convierte en una enorme cama, en el centro del barco, dónde poder hacer las guardias, sin meterte en el aislamiento de un camarote. Con la mesa de cartas y el control del velero a menos de dos metros. No recuerdo si era Cocua Ripoll en su magnífico libro Un paseo por el Mundo, que lo definía como “la pulguera“. Una especie de nido donde poder hacer el perro…

Bueno, todo esto aun no se puede ver. Durante el mes de septiembre, hemos construido el piso elevado. Las tapas de sentina y la estructura de los asientos y respaldos. Poco a poco añadimos la cobertura de los cadenotes en madera… estamos en progreso. Porque hemos estudiado los libros de diseño y arquitectura sobre la anchura confortable del asiento, la forma y radio de los bordes, el ángulo confortable para comer, o para descansar de los respaldos… en fin, un montón de cálculos a los que someter los espacios de a bordo, para poder ajustarnos lo máximo al máximo confort, dentro de nuestro espacio.

levantando el suelo 100mm

levantando el suelo 100mm

img-20160917-wa0008

carpintería interior

zona pintada y con las tapas

zona pintada y con las tapas

20160918_210434

suelo puesto y avanzando

20161015_212821

casi terminado…

20160929_135207

20160929_13524620161002_10090920161013_09101220161012_14574120161012_12043120161012_12032220161015_21270220161015_19164420161015_14590320161014_12513120161013_09102220161015_21304620161015_21300720161015_21291820161015_212846
detalle de la zona de llenado de agua del depósito de Br

detalle del interior de los armarios de los respaldos

detalle del interior de los armarios de los respaldos

 

Mamparo de proa

Y cerramos el camarote de proa… colocar el mamparo de proa, es un paso más. Con muchos tropiezos, pero avanzando… es un paño enorme, para ajustar, para chequear, para colocar el Polyrey, para engalletar y para encolar… pero al final, colocado. Faltan los remates para poder calificarlo…

20160907_143333

mamparo sin Polyrey

 

20160913_165734

Mamparo con Polyrey

 

20160913_165750

Camarote de proa. Parte II

 Tras una parada de casi 5 meses sin dedicarme en pleno al Nerea, por fin me puedo escapar a Tarifa a continuar.

Una parada necesaria para poder solventar una serie de flecos que tenía pendientes en Madrid y que en el conjunto de este viaje son tan necesarios como acabar el velero. Así que tuve que priorizar y con gran pesar, dejar aparcada mi querida hojalata

Pero llegó mayo, con sus flores y demás y me planté en Tarifa 18 días. La verdad es que me pasé unas buenas horas, limpiando la sentina de restos de corcho y cola. Volví a subir las maderas del plan, a bordo, colocar cada plancha en su sitio, previa instalación de unas tiras de caucho en las cuadernas, para que las maderas descansen sobre algo “esponjoso” y no hagan demasiado ruido.

suelo_cauchoIMG_8843

Tiras de caucho negro entre el plan y las cuadernas

suelo_cauchoIMG_8842

Tras tener el piso colocado y dejar de correr riesgos de rotura de tobillo, me puse a colocar el trabajo que tenía avanzado en el camarote de proa. Como había pasado tanto tiempo, me costó un poco volver a encajar cada cosa en su sitio… Y con el corcho llenando cada recoveco, tuve que ampliar los rebajes de las cuadernas para que todo volviera a encajar como antes del aislamiento.

Con todo colocado, la verdad es que me quedé en blanco pensando cómo poder colocar las chapas de contrachapado de 6 mm que harán de base a las tiras de bambú que quiero que sean las “paredes” del camarote. Al final, tras darle muchas vueltas y con ayuda de Gregory, decido ir por el camino tradicional, que es el de colocar unos listones donde apoyar las chapas. Aprovechando la visita a una de las carpinterías de Algeciras, me compro unos listones de pino, que posteriormente los epoxibilizo por si algún bicho tiene hambre…

camarote_proaIMG_8847

listones en Er

 

Empiezo a colocar los tablones, de la parte superior a la cama, una vez que tengo esto, coloco el trozo de mamparo pequeño que separará el camarote de proa del resto del velero.

camarote_proaIMG_8855

Una vez que tengo las paredes, levanto los mondaderos, una especie de cajones laterales de acceso superior, donde poder guardar pequeñas cosas. Además son de unos 400 mm de alto, para que los hombros puedan tener superficie donde apoyarse en caso de escora,  teniendo en cuenta la altura de sombre y colchón.

20160523_173301camarote_proa20160523_173326camarote_proa20160523_173311camarote_proa

Antes de continuar, veo que tengo que desmontar, de nuevo, todo lo que he avanzado. ¿El motivo? que si quiero poder revestir la parte inferior de la cama, destinada al almacenaje y que el corcho no se me vaya por culpa de los roces de las cosas, tengo que forrarlo antes.

Así que de nuevo pienso que el destornillador eléctrico es el mejor invento de la humanidad…

Y me dispongo a medir y cortar los laterales de la parte baja. Aquí la curva del casco es algo más compleja que en la parte alta. Así que tras cortar mal dos partes, y chequear las medidas varias veces, no consigo entender porqué me quedo corto en alguna esquina.

La verdas es que estuve bastantes minutos dándole vueltas al tema… hasta que me vino a la cabeza Mercator y sus proyecciones cilíndricas. Sin querer, me vino a la cabeza este matemático y empecé a entender que para que me encajaran las piezas, una vez curvadas, debía de estirar algunas de sus partes y deformarlas un poco… Si bien a ojo y con cartulinas… pero empezaba a acercarme…

camarote_proaIMG_8880

Interior del espacio de estiba bajo la cama de proa, con todas las maderas forradas con Polyrey gris

camarote_proaIMG_8881

El recubrimiento de la madera lo hago encolando un producto de la casa Polyrey, que es del tipo Formica, pero aparentemente más resistente. Y como había en el astillero una plancha y media de este gris, me decidí por usarlo para este interior.

camarote_proaIMG_8871

Una muestra de tiras de bambú, para ver cómo queda

camarote_proaIMG_8886camarote_proaIMG_8884

 

Camarote de proa, part.I

 

Cortados los perfiles de aluminio que harán de base de la cama del camarote de proa, nos disponemos a encajar la estructura en sus puntos de anclaje para así poder empezar a cortar las maderas de plywood.

En el Rinho diseñamos una cama, más o menos paralela a la amura de Babor pero… haciendo pruebas con el DM, vimos que colocarla en forma de punta de lanza no era tan mala idea. Además, aparentemente, ganábamos en sencillez de construcción. Con lo que nos pusimos manos a la obra.

La primera medida fue construir la sustentación de la cama, y luego los tableros que cumplen con la doble función de dividir el espacio de almacenaje en el interior y sujetan el peso en la parte central de la cama.

2015-10-09 13.43.08

detalle del anclaje de la base de la cama a la estructura del barco

Aun estamos en una fase inicial del camarote, pero la verdad es que aunque falte colocar el aislante, los tubos de conducción eléctrica y las maderas pintadas o barnizadas… estas primeras maderas y estructuras es el inicio de los interiores…

Un paso más…

2015-10-09 13.42.51

vista del interior del bajo de la cama con una de la separaciones principales colocada

2015-10-09 13.42.42

base de la cama

La idea es que a los lados, en esos “triángulos” a cada lado de la cama, podamos construir unas “mesillas” o “mondaderos” donde dejar libros, gafas y demás cosas.

La cama tiene una longitud de algo más de 2 metros y de ancho algo más de 1,40 metros. En principio, la idea es surtirnos de colchones de tamaño estándar (1400×2000) y cortarles las puntas. Sábanas y demás ropa de cama es muchísimo más sencillo de adaptar que, por ejemplo, la tradicional cama en forma de V.

camaroteproaeja

ejemplos para rellenar el hueco enorme de la proa. Sacados del London Boat Show.

camaroteproaejeb