Portillos de la banda de Estribor

Durante las primeras semanas de diciembre de 2016 se produjeron las lluvias más fuertes en décadas en la zona del Campo de Gibraltar y Málaga. Campos, viviendas anegadas. Varios fallecidos…

Y cada día me despertaba con la imagen de los cubos de agua bajo los portillos… Así que como ya había comprado los tornillos que me hacían falta y me habían llegado dos portillos nuevos, para poder instalar los otros 6 de estribor, me tomé un par de días libres en el trabajo, para juntarlos con un finde y me bajé a Tarifa.

Uno de los cubos debía de tener unos 6 litros de agua, pero salvo algo de agua en la zona del motor, que debió de entrar por la ventilación de la puerta de acceso, todo estaba en orden.

De nuevo, busco el centro. Agujeros y desde el primero al último y tiro el cordino. La distribución es diferente a  la de la otra banda. Es decir, no guardan simetría… Como se que esto es casi un tema tabú entre los armadores… hice mío el argumento de Gregory, ¿Cuándo ves las dos amuras a la vez? Y la verdad es que la primera vez que se lo escuché me pareció un sacrilegio, pero tiene razón, sobre todo porque las necesidades de visión un ventilación en cada banda son diferentes.

Banda de Er abiertos los huecos de los portillos y repasados con la amoladora

visión gral. de la banda de Er

los portillos de la ducha

de proa a popa, salón, dos para mesa de cartas, otros dos para ducha y baño, y el último también del baño.

portillo del interior del doghouse

Esta vez, repetimos operación con Jimmy y el plasma, Ian esta vez sujetando la guía de madera y yo a dentro del barco para lo del fuego, que resultó menos aparatoso que la primera vez…

Además abrí dos portillos más en el interior del doghouse, pero fuera de la bañera. En la bañera no voy a colocar ningún portillo, porque me rebajaría bastante la zona de seguridad en caso de inundación de la bañera.

Cuatro días muy productivos. Ya no entra agua por ninguno, todos los portillos llevan sus tornillos correspondientes.

Progresando…